Abren puertas, cierran grifos, arreglan radios, son confidentes, animales humanos en extinción. Son poseedores de llaves de tiempos pasados que quizá fueron mejores, son los ‘nadies’ de Galeano, personas sin rostro que te ayudan en un ascensor, con másteres en historias de calle, últimos mohicanos, piratas, locos de escaleras pulidas, risas incómodas, gestos largos, vidas contadas… Son los últimos porteros.

        error: Content is protected !!